¿PARA QUIÉN?

El Zen Coaching es para ti, que estás leyendo esto, y para cualquier persona que quiera cambiar.
cualquier aspecto de su vida, su trabajo o su empresa. Con un único requisito: que estés dispuesto a.
dedicarle algo de tu tiempo y te comprometas con el proceso.
El Zen Coaching es perfecto para lograr cualquier tipo de objetivo, profesional, empresarial o
personal. Aquí se detallan algunos ejemplos:

EMPRESAS

Emprendedores que se sienten estresados porque dedican demasiado tiempo a su empresa, siendo un auténtico "hombre-orquesta", y no disfrutan de su vida personal ni familiar.
Grandes empresas que desean implantar una cultura basada en la autoresponsabilidad y la autornotivación de sus empleados.
Empresas que desean descubrir su misión y su visión corporativa para darle un significado a su proyecto empresarial.
Socios de una compañía que tienen dificultades de comunicación, lo que provoca problemas graves en la rentabilidad de la empresa.
Directores de departamentos inmersos en un ambiente hostil, que no se comunican entre ellos, perjudicando gravemente el funcionamiento de la empresa.
Empresas que sufren un alto absentismo laboral y no entienden el motivo.
Empresas que necesitan retener y fidelizar a sus mejores talentos para ser competitivas.
Compañías que deseen erradicar el tiempo perdido por los empleados cuando salen a fumar, mediante procesos de zen coaching grupal.

PROFESIONALES

Líderes que desean profundizar en sus habilidades directivas y en su capacidad de influencia en los demás.
Profesionales que quieren hacer un cambio importante en su carrera profesional.
Altos directivos que han llegado a la cima de su carrera, y sin embargo, sienten que no están satisfechos.
Directivos que no se sienten capaces de dirigir y motivar adecuadamente a sus equipos.
Profesionales que deseen darle significado y sentido a su trabajo.
Cualquier persona que quiera sentirse motivado en su trabajo.
Ejecutivos recién ascendidos a un cargo de mayor responsabilidad y que tienen miedo a fracasar en su nuevo cargo.
Técnicos que no están acostumbrados a trabajar en equipo o a dirigir personas y que deben hacerlo por imperativo de su empresa.
Altos directivos con horarios laborales excesivos, estresados y agobiados por la falta de tiempo para dedicar a su vida personal y familiar.
Profesionales que quieren potenciar su rendimiento y productividad personal.
Líderes que desean aumentar su asertividad o eliminar miedos, como el de hablar en público.
Directivos que necesitan potenciar su inteligencia emocional para progresar en su carrera profesional.
Ejecutivos que quieren potenciar sus técnicas de comunicación.

PERSONAL

Directivos que necesitan potenciar su inteligencia emocional para progresar en su carrera profesional.
Ejecutivos que quieren potenciar sus técnicas de comunicación.
Mujeres trabajadoras y con hijos que quieren compatibilizar su progreso profesional con la atención a su familia.
Profesionales recién jubilados que se encuentran ante el vacío de no tener nada que hacer, una vez han abandonado su trabajo.
Profesionales que han sido despedidos de su empresa y han perdido la confianza en sí mismos.
Personas que quieran encontrar el sentido de su vida.
Hombres en la "crisis de los 40".
Adolescentes con problemas de identidad, de falta de compromiso, de valores.
Personas que han perdido a un ser querido y que necesitan afrontarlo y superarlo.
Padres y madres que necesitan mejorar su comunicación con los hijos.
Personas que quieren potenciar su autoestima y seguridad en sí mismas.
Mujeres y hombres que desean reencontrar su espiritualidad perdida.
Personas con pánicos o fobias.
Mujeres que desean adelgazar con poco esfuerzo y sin medicamentos.
Fumadores que quieren dejar el tabaco.